Mañana comienza la conferencia BUILD, en la que se espera que Microsoft comparta una nueva muestra del que será su nuevo sistema operativo, Windows 8. Incluso se especula con la posibilidad de que también se presente la primera tableta que se lanzará con este sistema y que llevarí­a por sello la marca Samsung. Pero, ¿qué conocemos hasta el momento de la nueva apuesta de Microsoft para conseguir armonizar el mundo de los tablets y de los ordenadores?

Uno de los puntos clave de este nuevo sistema está en su interfaz, que abandona el sempiterno escritorio y que se acerca al diseño de Windows Phone 7, al dar prioridad a los menús formados de «ladrillos» que permiten mejorar la navegación en dispositivos como tablets, pero que tienen el riesgo de resultar demasiado simples cuando se utilizan a través de un ordenador. Dejar de lado el escritorio es arriesgado. Ya lo ha intentado, sin éxito por el momento, Google con su sistema operativo Chrome OS. Pero si Microsoft consigue conjugar el atractivo del diseño con un mejor manejo del ordenador, podrí­a llegar a funcionar.

Otro de los aspectos del diseño que despierta mucho recelo es la barra de herramientas. Pero no la clásica a la que ya estamos acostumbrados. Sino la que Microsoft incorporó a Microsoft Office en las últimas versiones dentro del explorador de archivos. Una decisión polémica porque el diseño de Office ha despertado no pocas crí­ticas. Aunque resulte un diseño atractivo estéticamente, también puede parecer muy confuso a la hora de intentar llegar a las distintas opciones.

Si Microsoft consigue mejorar la disposición de las herramientas podrí­a ser  un acierto. Aunque no parece que vaya a suponer un cambio en el manejo de archivos demasiado profundo. Lo que sí­ mejora dentro de este punto es la posibilidad de transferir varios conjuntos de archivos de forma simultánea a través de la misma ventana (en Windows 7 hay que abrir diferentes ventanas para realizar varias transferencias a la vez). Además, se podrá acceder a varios informes pormenorizados sobre la velocidad de transferencia y pausar aquellas transferencias que sean menos prioritarias. Algo parecido a lo que ofrecen las tan criticados programas de intercambio de archivos.

Varias versiones

Desde el principio se rumoreaba con que el nuevo Windows estarí­a basado en procesadores ARM (procesadores que se utilizan de manera primordial en los tablets). Hace unos meses se confirmó que Microsoft lanzarí­a distintas versiones para procesadores basados en la plataforma de Intel x86 y para procesadores basados en ARM. Según afirmó un ejecutivo de Intel, la primera versión será compatible con aplicaciones de sistemas anteriores (Windows 7 o incluso Windows XP), mientras que se tendrí­a que diseñar aplicaciones de manera especí­fica para la segunda plataforma.

Esta variedad de versiones podrí­a resultar un quebradero de cabeza para los desarrolladores. Por si fuera poco, preocupa la posibilidad de que la plataforma de desarrollo de aplicaciones para Windows 8 se base principalmente en HTML5 y JavaScript. Hasta ahora, los desarrolladores que trabajaban en Windows habí­an utilizado varios lenguajes como Win32, ATL, Silverlight o Visual Basic 6, lenguajes que podrí­a dejar de soportar Windows 8 en un intento de la compañí­a de romper con el pasado.

Nuevas caracterí­sticas

Durante estos meses, han ido cayendo las novedades que incorporará Windows 8 en un goteo constante. Tras la aparición del blog de desarrollo de Windows 8 (Building Windows 8), el ritmo de novedades ha aumentado considerablemente. Una de las primeras cosas que se supo es que Windows 8 incorporarí­a su propio lector PDF, como una forma de competir contra Adobe y su lector Acrobat.

Durante los meses se han ido sucediendo los rumores sobre la inclusión de su propia tienda de aplicaciones, una caracterí­stica clave en la que están trabajando los ingenieros de Microsoft. Viendo el éxito que tiene este segmento en los dispositivos móviles, parece una parada obligatoria si la compañí­a estadounidense quiere repetir el éxito de Windows 7.

Otro de los puntos que ya se conocen (y que supone un aliciente muy interesante para los desarrolladores) es que Windows 8 tendrá soporte para tecnologí­a de virtualización a través de su visor Hyper-V, presente hasta ahora en las versiones para servidores. Con esta tecnologí­a, los desarrolladores y profesionales de IT podrán probar las aplicaciones en distintos sistemas operativos a través de una misma interfaz.

Cuentas pendientes

Microsoft ha anunciado que Windows 8 mejorará considerablemente el tiempo de arranque respecto a su predecesor, Windows 7. Aunque no se ha especificado el porcentaje de reducción, se espera que pueda ser entre un 25 y un 40%. Una de las crí­ticas que suele recibir Windows es la lentitud con la que se inicia. Bajar estos tiempos resulta clave para competir, sobre todo, en el mundo de los tablets.

En definitiva, buenas impresiones para un sistema que apunta muy alto, aunque habrá que ver si Microsoft consigue lanzar un sistema que pueda copar las expectativas de usuarios de tablets y ordenadores por igual. La siguiente parada será la conferencia BUILD, que tendrá lugar desde mañana trece de septiembre hasta el dieciséis en California.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp