Google Apps

La guerra entre Microsoft y Google viene de largo, ya que las dos compañí­as han tenido desde hace muchos años unas relaciones bastante tensas. Los dos son gigantes tecnológicos que desarrollan productos en casi cualquier rama de este segmento, incluyendo el negocio de Internet, la ofimática, los navegadores o incluso los ecosistemas móviles. Dentro de la ofimática, el avance de Google Apps (las herramientas en lí­nea de la compañí­a del buscador) está generando cierta preocupación en el seno de Microsoft, que ve como Google gana apoyos cada vez más importantes entre las grandes empresas y está comenzando a expandirse de manera muy notable entre las Pymes. El objetivo de la compañí­a es claro: alcanzar al 90% de los usuarios de Office.

Así­ lo ha declarado el responsable de la división de Empresas de Google, Amit Singh. Este 90% incluye a todos los usuarios que no necesitan de las funciones más avanzadas de la plataforma de ofimática de Microsoft para realizar su trabajo, y que pueden conseguir un importante ahorro en os costes si adoptan la plataforma de Google. La compañí­a ha estado desarrollando durante años sus aplicaciones de ofimática en red para empresas Google Apps, una plataforma que incluye el correo de Gmail, aplicaciones como un procesador de textos y un editor de hojas de cálculo en Google Docs o el calendario de Google.

Pese al avance de la compañí­a en este campo, solo en los tiempos más recientes ha logrado despegar de manera palpable con una serie de acuerdos cruciales con grandes empresas que han supuesto un espaldarazo a esta alternativa a la tradicional Office. El acuerdo que más cerca nos ha tocado es el que alcanzó con el banco BBVA a principios de año para desplegar sus herramientas de ofimática por toda la red mundial de oficinas de esta entidad bancaria, y que supuso el mayor contrato alcanzado por Google hasta la fecha. No osbtante, la división dedicada a las empresas de la compañí­a todaví­a tiene un largo camino por delante.

Google Apps

Esta división genera cerca de un 4% de los ingresos totales de la compañí­a (la inmensa mayorí­a del dinero proviene del negocio de publicidad online de Google), un negocio muy pequeño comparativamente pero que está creciendo de manera muy notable por encima de los dos digitos cada año. La intención de la compañí­a de aumentar su rentabilidad a través de Google Apps se hace patente después de la última decisión que ha tomado la empresa respecto a su plataforma. A partir de ahora, las nuevas empresas de menos de diez empleados que quieran utilizar Google Apps tendrán que pagar, mientras que las Pymes que ya utilizaran las herramientas de ofimática podrán seguir haciéndolo gratis. Eso sí­, los precios de Google Apps siguen siendo bastante competitivos frente a otras alternativas, cuarenta euros por usuario al año.

El número de empresas que ya utilizan estas herramientas asciende a más de 5 millones (según la propia página de Google), una cantidad pequeña respecto al dominio de Office pero que empieza a preocupar seriamente a Microsoft.