Juicio entre Samsung y Applee

 

Después de que la semana pasada un juez estadounidense dictaminara que Samsung deberá pagar cerca de 840 millones de euros a Apple por infringir sus patentes, se comenzó a generar la impresión de que la guerra entre estas dos empresas estaba próxima a finalizar con la derrota de la compañí­a coreana. Pero nada más lejos de la realidad. En otro juicio que las dos instituciones habí­an mantenido en tierras japonesas el juez ha dictaminado que Samsung no infringe ninguna de las patentes de Apple, y reabre el dilema sobre la coherencia de los criterios que dirimen este tipo de juicios legales por la propiedad intelectual.

La decisión del juzgado japonés pasó inadvertida por el gran revuelo mediático que ha generado el juicio entre Apple y Samsung celebrado en California, y que podrí­a vivir un nuevo capí­tulo si Apple consigue quitar del mercado estadounidense hasta ocho productos diferentes de la compañí­a coreana, entre ellos el Samsung Galaxy S2. Además, los ecos de este juicio seguirán llegando a los medios en los próximos meses, ya que Samsung ya ha anunciado que tiene la intención de recurrir frente a una decisión que considera injusta. Dentro de tres meses (el seis de diciembre) se comenzará a dirimir si la infracción de las patentes de Apple por parte de Samsung (según el jurado de California) derivan en la prohibición de venta de estos equipos.

No obstante, el veredicto del jurado japonés es una muestra de que esta guerra a gran escala entre los dos gigantes de la tecnologí­a todaví­a vivirá muchas batallas todaví­a a lo largo de todo el globo. Esta confrontación supone la mayor muestra de los extremos a los que ha llegado la denominada guerra de las patentes. En los últimos años estamos viendo, cada vez más, como muchas empresas tecnológicas utilizan las patentes no tanto como una defensa de sus innovaciones, sino como un arma para dañar al competidor.

El campo tecnológico se presta a estas maniobras, ya que los fabricantes compiten en un mercado muy exigente en el que la novedad juega un papel preponderante, y en el que (por ejemplo) un retraso de un par de semanas o un mes en un lanzamiento puede suponer un daño económico importante. En la que nos parece una de las analogí­as más acertadas sobre la situación actual, un juez que presidió uno de los juicios entre Apple y Samsung comparó la guerra de patentes con una «jungla en la que los animales usan todos los medios de que disponen, todos los dientes y colmillos que permite el ecosistema».

Así­ las cosas, serí­a beneficioso para el mercado y para el público en general que se pusiera un freno al incesante goteo de acusaciones y juicios que penalizan el desarrollo tecnológico. Y más teniendo en cuenta que las dos empresas que se han erigido como los principales contendientes (Samsung y Apple) mantienen un volumen de negocio conjunto más que notable de miles de millones de euros al año. Por no ir más lejos, la pantalla de retina del iPad 3 está fabricada por Samsung.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp