Multa a Microsoft

El Tribunal General de la Unión Europea ha decidido reducir ligeramente la multa que se habí­a establecido desde la Comisión Europea a Microsoft por abuso de posición dominante a la hora de establecer las tarifas que cobra a su competencia para darle información sobre sus productos, sobre todo la interoperabilidad de sus sistemas operativos. A pesar de que la sentencia parece dejar claro que las autoridades regulatorias mantendrán la condena, es probable que no estemos ante el último capí­tulo de esta historia, ya que Microsoft podrí­a decidir recurrir al Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea.

La multa que impuso en 2008 la Comisión Europea (la fecha da una idea de lo largo que está siendo este proceso) de 899 millones de euros ha sido reducida ligeramente por el Tribunal General de la UE hasta los 960 millones de euros. El motivo de esta ligera bajada está en que la e la Comisión Europea permitió que Microsoft aplicara, hasta el 17 de septiembre de 2007, limitaciones a la distribución de los productos a través de código abierto.

Según la Comisión Europea, Microsoft utilizaba la valiosa información de interoperabilidad en sus productos (sobre todo el sistema operativo Windows) para cobrar tasas más altas por compartir dicha información con los fabricantes de software. La interoperabilidad es la capacidad de dos sistemas para intercambiar información y utilizarla, es decir, la capacidad de crear conexiones entre el sistema y el programa en aspectos como utilizar la interfaz de Windows o usar opciones del sistema. La primera sentencia se produjo, como adelantamos antes, en 2008, por las tarifas que impuso la compañí­a de Windows entre junio de 2006 y octubre de 2007.

Se trata de la segunda multa más grande que ha impuesto la Comisión a una empresa tecnológica. No obstante, no es la única que se ha impuesto a la compañí­a estadounidense. Antes de la multa de 899 millones de euros, también dictaminó unas multas de casi 500 millones de euros en 2004 y de 280 millones en 2006 a Microsoft, por negarse a facilitar a la competencia datos relativos a la interoperabilidad, y también a autorizar su uso para desarrollar productos que compitieran con sus sistemas operativos de servidores.

La multa de Microsoft

En su momento, Microsoft consideró que la multa impuesta por la Comisión era «injusta y desproporcionada», y que existí­an errores de procedimiento en el proceso. Tras esta nueva sentencia que ratifica la multa a Microsoft, y a pesar de la reducción ligera en la multa, el portavoz de la compañí­a en Bruselas ha transmitido su decepción por la multa y ha querido recordar que la empresa ya ha llegado a un acuerdo con la Comisión Europea en 2009 que redujo sus preocupaciones respecto a la competencia. Lo que todaví­a no se ha desvelado es si Microsoft tiene la intención de seguir adelante con las apelaciones y acudir al Tribunal de Justicia de la UE.

Por el otro lado, el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquí­n Almunia, se mostró satisfecho por la sentencia y consideró que tení­an razón en imponer una multa. Según Almunia, «toda una gama de productos innovadores que, de otro modo, no habrí­an visto la luz, salieron al mercado» gracias a la intervención de la Comisión Europea.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp