La empresa española Mountain siempre se ha caracterizado por blindar a sus equipos con las configuraciones más avanzadas que ofrece el mercado. Es por ello que no ha pasado mucho tiempo hasta que la empresa ha incluido los últimos procesadores de Intel Core (la tercera generación denominada Ivy Bridge), después de haber actualizado un gran número de equipos de sobremesa. Con este cambio, los usuarios que compren estos portátiles podrán disfrutar de las ventajas que ofrece esta nueva generación de chips respecto a las anteriores, como por ejemplo una mejora en la eficiencia energética o un aumento ligero en la potencia de los modelos.

Los nuevos procesadores Intel Core Ivy Bridge están fabricados con una arquitectura de 22 nanómetros, frente a la arquitectura de 32 nanómetros con los que se fabricó la generación anterior. La diferencia radica en que cuentan con una mayor eficiencia energética, y que se sitúa en un ahorro de energí­a cercano al 20% en muchos modelos. Además, los procesadores tendrán una mejor gestión de la temperatura, permitiendo así­ mejorar las funciones de overclocking (subir la potencia del procesador por encima de las capacidades anunciadas por el fabricante). Lo que no mejorará mucho será la potencia de los modelos, ya que nos moveremos en una mejora de entorno al 10% en algunos casos.

Por último, otro de los aspectos que ha mejorado es el rendimiento de los gráficos integrados de Intel. La nueva serie Intel HD 4000 Graphics cuenta con compatibilidad con DirectX 11 y permite una mejora gráfica de entorno al 15%, aunque la empresa haya afirmado que en algunos casos se puede llegar hasta el doble de rendimiento. Mountain ha actualizado sus dos gamas de portátiles: Mountain Portable WS (Workstation) y Mountain Portable Gamer. La primera de ellas está dirigida al público profesional, mientras que la segunda puede ser utilizada tanto por profesionales como por jugadores avezados que quieran tener un equipo muy potente para correr los últimos juegos.

En el primer caso, los modelos afectados son, por un lado, el Mountain Portátil Performance 15 Ivy y el Mountain Portátil Performance 17 Ivy. Estos equipos cuentan con capacidades de computación muy potentes, gracias a un procesador Intel Core i7-3610QM de cuatro núcleos y una potencia de 2,3 GHz (y que se puede aumentar hasta los 3,3 GHz de potencia por núcleo). Por el otro lado, los portátiles Mountain Studio3D 15 Ivy y Mountain Studio3D 17 Ivy repiten procesador pero dan un paso más allá a la hora de incorporar potencia gráfica a la workstation portátil, con un rango de tarjetas gráficas de mayor capacidad. Además, incluyen una tarjeta SSD de 120 GB (además de un disco duro secundario de 750 GB) para mejorar la velocidad de arranque y acceso a disco.

En el caso de los portátiles de la gama Portable Gamer, nos encontramos con los modelos Mountain Portátil GTM 15 Ivy y Mountain Portátil GTM 17 Ivy. Dichos portátiles repiten el mismo procesador de base que los de la gama Portable WS, pero incorporan de base dos tarjetas SSD de 120 GB configuradas en RAID 0 (los datos se dividen entre los dos discos). De este modo, se renuncia a parte de la capacidad de almacenamiento pero se alcanzan cotas de velocidad muy altas.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp