Los nuevos procesadores de Intel están a punto de llegar. Ya son varias las marcas que se han apresurado a anunciar lanzamientos con estos nuevos chips. De la nueva familia ya conocemos casi todas sus especificaciones, que se han filtrado en los últimos dí­as y parece que sus caracterí­sticas no son demasiado sorprendentes.

La principal novedad de Ivy Bridge es la reducción del tamaño del transistor. Pasamos de 32 nanómetros en los procesadores anteriores (Sandy Bridge) a los 22 que va a ofrecer esta nueva tecnologí­a. Son cifras que hace unos años sonaban casi a ciencia ficción. Para que se haga una idea, en un mm de longitud se podrí­an disponer hasta 45.000 de estos transistores uno al lado del otro. Y ahora que ya conoce la cifra impactante vamos a las aplicaciones prácticas.

Unos transistores más pequeños consiguen básicamente dos cosas. Por una parte, se pueden fabricar chips más pequeños con la misma potencia. Fabricar microchips un par de centí­metros más pequeños podí­a parecer irrelevante hace unos años, cuando iban alojados en ordenadores. Ahora que esos mismo chips pueden ir en tablets o teléfonos móviles, encoger los componentes se vuelve fundamental.

Por otra parte, esta miniaturización también los hace más eficientes en términos energéticos. Es decir, que los Ivy Bridge van a ser más eficientes y más pequeños. ¿Entonces porqué decimos que no entusiasman?

Pues porque todo esto tiene serios inconvenientes. El principal problema de un procesador es el calor que desprende. Queremos que vayan muy deprisa, es decir, que tengan mucha frecuencia de reloj, pero cuanto más les exigimos más se calientan. Para disipar este calor, la mayorí­a de los ordenadores utilizan ventiladores que se colocan justo encima del procesador. Es posible que en este momento esté escuchando el suyo. Pues parece que esta arquitectura de 22 nenómetros acumula el calor de una manera más difí­cil de disipar. Esto es un serio inconveniente, ya que a partir de determinada temperatura, los procesadores bajan automáticamente su rendimiento para no dañar sus materiales y claro, el ordenador va más lento.

En cualquier caso, esto no son más que conjeturas, ya que los procesadores aun no han llegado al mercado ni siquiera han sido presentados oficialmente. Pero si que ha habido un detalle que puede confirmar de alguna manera estos rumores. Intel ha bajado el precio de los procesadores Ivy Bridge incluso antes de empezar a venderlos. A principios de marzo se filtraron los precios que iban a tener toda la gama de los famosos i3, i5 e i7. Pero en una nueva filtración, de hoy mismo, hemos podido ver que el precio ha descendido entre cinco y seis euros cada uno.

La presentación oficial está prevista para dentro de una semana, y por fin confirmaremos todos los datos que se han ido sabiendo. Con la llegada de los primeros ordenadores con esta tecnologí­a, veremos si Intel sigue siendo el fabricante puntero que ha sido, o en esta ocasión se les ha ido el asunto de las manos.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp