Windows 7

Windows 7 es un sistema bastante más estable que sus predecesores, tanto Windows XP como el denostado Windows Vista (nunca logró convencer el usuario por ser un sistema demasiado pesado). No obstante, siempre existen problemas de todo tipo que puedan provocar que el sistema no se inicie de manera correcta. A veces no basta con contar con la posibilidad de acceder al mismo a través del modo a prueba de fallos. Una opción interesante es contar con un DVD de Windows 7 para poder restaurar el sistema desde la unidad óptica. No obstante, es muy común en estos dí­as no contar con el disco o bien haberlo extraviado o roto. Te contamos en pocos pasos como crear un disco de restauración de Windows 7 a través de la configuración del sistema.

El primer paso para crear un disco es acudir al menú de inicio de Windows. Una vez allí­, abrimos el panel de control. Después, el siguiente movimiento es elegir entre las opciones de “Sistema y seguridad” la opción “Hacer una copia de seguridad del equipo”. Desde este panel de control también se puede gestionar las opciones para crear copias de seguridad del equipo, una herramienta muy útil para evitar que perdamos los datos en caso de que ocurra algún error o nos encontramos con la desagradable visita de un virus (solo en 2011, se crearon según G Data más de dos millones y medio de nuevas piezas de malware).

Volviendo a la opción de crear un disco de restauración del sistema, dentro de la ventana presionamos sobre la caracterí­stica “Crear un disco de reparación del sistema” que está en la parte superior izquierda. Otra opción considerablemente más rápida para llegar a este creador de discos es escribir sobre la barra de búsqueda rápida del menú de inicio el comando “recdisc” sin las comillas y darle a intro. Una vez en este punto, introducimos un disco DVD en la unidad óptica y comenzamos el proceso de creación. En principio no deberí­a llevar mucho tiempo crearlo. Después es recomendable etiquetar el disco como “disco de restauración” o similar para encontrarlo más rápido.

Disco de restauración de Windows 7

Además, es recomendable probar el disco nada más lo creamos por si se hubiera producido algún error en el proceso. Para ello, basta con reiniciar el sistema con el disco dentro de la unidad óptica. Si el sistema nos pregunta si queremos iniciar el sistema a través del disco, basta con darle a la tecla intro. En caso de que Windows cargue de manera normal sin acudir al disco, habrá que cambiar la configuración de la BIOS (el software básico que controla la configuración del sistema y al que se accede al iniciar el ordenador, normalmente con alguna tecla).

Finalmente, a la hora de recuperar el sistema basta con escoger la opción en el menú que nos aparecerá cuando utilicemos el disco de restauración para iniciar el sistema. En definitiva, se trata de una forma sencilla y útil de asegurarnos que podamos contar con una herramienta para recuperar nuestro ordenador en caso de que ocurra algún desperfecto.