Verbatim-SSD

El mercado de las tarjetas SSD está llamado a reemplazar tarde o temprano a los discos duros, un formato que se lleva utilizando desde hace ya cincuenta años y que transita por tiempos difí­ciles, con un mercado que tiende cada vez más hacia la concentración. De hecho, hace poco se produjo la compra de la división de discos duros de Samsung por parte de Seagate por casi mil millones de euros.

Verbatim ha lanzado una nueva serie de tarjetas SSD en formato SATA de 2,5″ con unas capacidades de 64, 128 y 256 GB. La compañí­a se une a la lista de fabricantes que lanzan este tipo de dispositivos de almacenamiento. Las tarjetas SSD de Verbatim alcanzan velocidades de lectura de 250 MB/s y velocidades de escritura de 220 MB/s.

Verbatim_Logo

Las tarjetas SSD (dispositivos de almacenamiento sólido) son más ligeras y fiables que los discos duros tradicionales. Al no contar con partes móviles, se evita el rozamiento de las partes que desgasta el disco duro y también puedo provocar más fácilmente pérdidas de datos cuando se producen golpes o caí­das. Según un estudio de Gartner, el año que viene será el que marqué la adopción masiva de estas tarjetas, debido al auge del mercado de los tablets (que utilizan este sistema de almacenamiento) y al abaratamiento de la fabricación de las piezas que experimentarán las tarjetas SSD.

Por su capacidad, estas tarjetas SSD se utilizarán de manera principal en portátiles (normalmente los tablets no pasan de los 64 GB de capacidad). Los precios de estas tarjetas se encuentran entre los 150 y los 500 euros. En el caso del modelo de 64 GB, el precio es de 150 euros. El modelo de 128 GB cuesta 260 euros, mientras que el modelo de mayor capacidad, el de 256 GB, tiene un precio de unos 500 euros.