Microsoft ha anunciado los últimos avances en su oferta para gestionar infraestructuras empresariales en la nube. La compañí­a de software quiere desplegar plataformas que sean compatibles con la gestión de dispositivos de diferentes sistemas operativos, tanto la plataforma Windows y su versión móvil Windows Phone como otros ecosistemas móviles como el del iPhone y el iPad (iOS) y Android. Esta integración de diversas plataformas se realiza a través de dos ví­as: desde Windows Intune y desde su solución para centros de datos System Center 2012 (con el sistema Windows Server 2012). Con estos movimientos la compañí­a quiere dar un paso adelante en su oferta cloud, uno de los aspectos en los que más está trabajando Microsoft en los últimos tiempos.

Sin duda, vivimos en una época informática en la que la frontera entre los equipos y los sistemas operativos que los integran se ha eliminado. A través de la tecnologí­a cloud, los responsables de IT pueden desplegar las aplicaciones disponibles en el servidor a través de diversos dispositivos, incluso cuando no tienen el mismo sistema operativo. También es posible hoy en dí­a gestionar la seguridad y las actualizaciones de los equipos que entran a formar parte de la red empresarial de la manera remota. Esto es lo que busca la herramienta Windows Intune de Microsoft, orientada a medianas y grandes empresas.

Esta solución surgió en un primer momento para introducir Windows dentro de las estructuras empresariales, sirviendo como una plataforma para desplegar de manera centralizada el sistema y para poder gestionar la seguridad a través de todos los equipos (además de desplegar las actualizaciones propias del sistema). Intune también contaba con soporte para dispositivos móviles. No obstante, con la salida de las últimas versiones Microsoft ha ampliado su funcionalidad haciendo que no dependa tanto del procotolo ActiveSync de Microsoft Exchange y posibilitando que se puedan cargar aplicaciones tanto en dispositivos Windows Phone como con dispositivos de otras plataformas como iOS o Android.


Sin duda, se trata de un movimiento integrador que hemos apreciado en todo el universo de Microsoft. Prueba de ello es el desarrollo que ha experimentado su propia plataforma Windows, que ha pasado a integrar el acceso a las herramientas web a través de la cuenta de Microsoft, el servicio de almacenamiento SkyDrive o una interfaz principal propia de Windows Phone. Además de la cuarta versión de Microsoft Intune, que salió al mercado el pasado diciembre pero que hasta ahora solo ha estado disponible para los nuevos clientes, la compañí­a también ha lanzado el primer Service Pack (un pack de mejoras, sobre todo a nivel de seguridad) de su plataforma System Center 2012.

Esta herramienta tiene como finalidad administrar como un todo los entornos de IT que incluyen centros de datos, infraestructuras cloud y los diversos dispositivos involucrados. Esto incluye dispositivos que pertenecen a otras plataformas diferentes a Windows y Windows Phone. Sea como fuere, el esfuerzo integrador de Microsoft es una tendencia que está experimentando el mercado en los últimos años, y que cada vez resulta más importante en el campo de la empresa (sobre todo por el crecimiento de BYOD, la práctica de que los trabajadores lleven a la empresa sus propios dispositivos para trabajar y aumentar su productividad).