Las acciones de la compañí­a de la manzana han vuelto a caer de manera preocupante en la jornada de ayer, arrastradas por la publicación de informes que indican que se ha bajado la producción de componentes para el iPhone por una menor demanda de estos terminales. Los valores de Apple se sitúan a un paso de atravesar la barrera psicológica de los 500 dólares por acción, pero el dato más preocupante es que desde mediados de septiembre los tí­tulos han perdido prácticamente 200 dólares o casi un  30% de su valor (desde los 701 dólares hasta los 501 dólares con los que se cerró la jornada de ayer), y no parece que vayan a recuperarse rápido teniendo en cuenta que no se espera ningún lanzamiento importante de la compañí­a hasta abril.

Sin duda, algo ha cambiado en el seno de Apple. Esta comenzando a mostrar signos de debilidad, algo casi inconcebible hace apenas unos meses, cuando sus acciones caminaban a pasos agigantados hacia los 1.000 dólares (algunos analistas se atrevieron a pronosticar que las acciones podí­an alcanzar este valor). Según las distintas informaciones que han surgido, la salida del iPhone 5 parece haber tenido una acogida más frí­a de lo que se esperaba, y el asunto de los mapas de Apple ha oscuredido en gran parte este lanzamiento.

Hay que recordar que junto a este terminal se presentó iOS 6, la nueva versión del sistema para el iPad y el iPhone. Apple decidió desterrar (temporalmente) a Google Maps de esta plataforma y lanzar su propia aplicación dedicada. Pero los mapas de Apple se convirtieron en un sonoro fracaso por las fallas que todaví­a tení­a la aplicación, e incluso su CEO Tim Cook tuvo que salir a la palestra para pedir perdón por la poca calidad de este producto. Poco después se le unió el lanzamiento del iPad Mini, una versión reducida del iPad que se coloca en un rango de precios más asequible, y de una versión renovada del iPad de mayor tamaño.

El problema del iPad Mini es que ofrece un margen de beneficio bastante inferior al del iPad, y el hecho de que le pueda robar ventas a éste último se ha convertido en una preocupación importante para los inversores (algunas informaciones ya han apuntado que la producción del iPad se está viendo afectada). Pero lo más preocupante han sido las informaciones que han llegado desde varias fuentes de que Apple está reduciendo la producción de componentes para el iPhone 5. El terminal móvil sigue siendo el principal caballo de batalla de la compañí­a estadounidense, y sus números dependen en gran medida de este equipo.

Eso explica que en la jornada de ayer se produjera una caí­da del 3,7% tras el último anuncio de los posibles recortes en la fabricación de componentes para el móvil. Durante el último mes, la compañí­a parecí­a haber estabilizado su situación en Bolsa y se apreciaba incluso una ligera tendencia al alza. Pero todo indica que los valores de la empresa de la manzana seguirán cayendo en el dí­a de hoy y se situarán por primera vez en casi un año por debajo de los 500 dólares. Sea como fuere, la clave de este asunto puede estar en los resultados que presente la empresa dentro de unas semanas correspondientes al último trimestre del año pasado. En ese momento conoceremos las cifras reales de venta de los dispositivos de la empresa. ¿Crees que se acerca el fin de la hegemoní­a de Apple? ¿O se trata solo de una bajada temporal?