Kodak ha anunciado en un comunicado que acepta la oferta de casi 400 millones de euros que han realizado por sus patentes dos grupos especializados en la compra de este tipo de activos. La compañí­a se desprende de uno de sus activos más importantes para hacer frente a las deudas que le asolan desde hace tiempo y que le llevaron a declararse en bancarrota a principios de este año. Detrás de este movimiento estarí­an doce compañí­as que tienen un interés especial en el mundo móvil, entre ellos Google, Apple, Samsung o Microsoft.

La compañí­a ha vendido su valiosa cartera de patentes por 395 millones de euros a Intellectual Ventures y RPX Corporation, dos grupos especializados en la compra y posesión de patentes, y también en la utilización de este medio como arma dentro de la popular guerra de patentes que enfrenta desde hace tiempo a las empresas tecnológicas. Hay que notar que la tecnologí­a utilizada en las cámaras integradas dentro de los móviles fue desarrollada en principio por Kodak, una razón más que evidente para que los activos de la empresa fueran objeto de deseo por parte de los principales fabricantes de móviles.

Según se indica en varios medios como The Next Web, detrás de este movimiento habrí­a un consorcio de 12 compañí­as interesadas en esta cartera. Entre ellos podemos encontrar nombres como Apple y Google (las dos compañí­as eran las que más habí­an sonado como posibles compradoras de la cartera de Kodak), Samsung, HTC, RIM, Huawei, Fujifilm e incluso Facebook y Amazon. Estas doce compañí­as tendrán derecho a utilizar las patentes de Kodak en sus dispositivos, en lo que supondrí­a un paso importante para evitar que se produzcan más confrontaciones legales por estos activos. Precisamente, la compañí­a de equipos fotográficos tení­a abierto un proceso contra Apple por considerar que infringe sus patentes de tratamiento de imagen digital y por interferir en la venta.

La venta de patentes que ha logrado Kodak está muy lejos de la primera valoración que hizo la compañí­a sobre este activo. Cuando se supo que se iba a proceder a una subasta pública, poco después de que entrara en quiebra, la compañí­a centenaria declaró que su cartera de patentes valí­a más de 2.000 millones de euros, una cifra muy alejada del acuerdo final. Pero la drástica situación de la compañí­a y su urgencia por vender han provocado que esta cantidad se reduzca hasta los 395 millones de euros.

Un dinero que servirá para pagar, al menos en parte, las deudas que la empresa tiene frente a los acreedores. Kodak también planea destinar una cantidad de dinero para invertir en los negocios en los que todaví­a quiere crecer, como por ejemplo su red de kioscos de impresión (cuenta con más de 100.000 puestos repartidos por todo el mundo) o sus impresoras de inyección de tinta. Atras quedan los tiempos en los que esta compañí­a centenaria era uno de los puntales de la fabricación de equipos fotográficos. Irónicamente, Kodak fue la primera en llevar al mercado una cámara digital, un negocio que ha terminado por resultar ruinoso en la compañí­a y que decidió abandonar hace unos meses. Sea como fuere, a pesar de este acuerdo todaví­a le queda un arduo camino si quiere sobrevivir y que pasará obligatoriamente por reinventar su modelo de negocio y recuperar su rentabilidad.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp