Seguridad en las empresas

Según un estudio, el mayor peligro de seguridad al que se enfrentan las empresas no está tanto en los ataques externos de los cibercriminales, como en los descuidos o los robos de información que realicen los propios empleados de la compañí­a dentro de su infraestructura. Estos datos marcan que el número de brechas provocadas de manera interna ascienden hasta el 75% del total, un porcentaje muy importante que reafirma la necesidad de adaptar las polí­ticas de seguridad de la empresa a la situación actual.

En un panorama en el que la movilidad y el intercambio de información están a la orden del dí­a, resulta clave encontrar el equilibrio entre la permisividad para el desarrollo del trabajo y la seguridad necesaria de la información sensible de la empresa. En este sentido, hay que tener muy en cuenta el desarrollo de una nueva tendencia llamada BYOD (Bring Your Own Device) que consiste en que el empleado lleve su propio dispositivo personal (como portátiles, tablets o smartphones) para trabajar en la empresa. Esta tendencia, que según los primeros estudios supone un aumento notable del rendimiento de los trabajadores, también supone un reto para los profesionales de IT a la hora de establecer medidas de seguridad.

Seguridad en las empresas

Y es que según el informe de Forrester, que encuestó a varios miles de responsables de IT entre América y Europa, un 75% de las brechas de seguridad en la empresa están provocados por la pérdida, el robo o el abuso de información sensible de la compañí­a por parte de los empleados. En el 31% de los casos en los que se produjo una brecha, los responsables mencionaron el robo o la pérdida de información como la causa principal. Estas pérdidas se producen habitualmente a través de soportes de información como llaves USB o portátiles. De cerca le sigue el 27% por el mal uso de la información. Por último, en un 12% de los casos se habla de ataques malintencionados por parte de los empleados, en general para obtener un beneficio económico por la venta de información.

Por otro lado, solo uno de cada cuatro agujeros de seguridad (un 25%) se produjeron a través de ataques externos. De hecho, muchos de los ataques tienen como objetivo entrar a la compañí­a a través del considerado eslabón débil de la cadena, el empleado, que puede llevar al trabajo llaves USB o dispositivos infectados con los que penetran en la red corporativa. Uno de los datos más preocupantes que arroja el estudio de Forrester es que solo algo más de la mitad de los empleados encuestados afirmó ser consciente de las polí­ticas de la seguridad de la empresa. La falta de comunicación de estas premisas necesarias de seguridad (y sobre todo la dificultad de hacerlas llegar a muchos empleados) es uno de los grandes problemas que está detrás de este porcentaje tan alto de brechas de seguridad internas.

Cuando ocurre una de estas brechas de seguridad en la empresa, un 22% de las ocasiones se filtra información personal de los empleados, mientras que la filtración de información sensible de la compañí­a (su propiedad intelectual) se produce en un 19% y el robo de credenciales de usuario en un 11%.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp