Windows 8 Release Preview

Microsoft ha dado un paso más en el desarrollo de Windows 8, el último gran paso hasta que por fin tengamos en nuestras manos la versión definitiva de este sistema operativo. La empresa estadounidense ha lanzado la versión preliminar de Windows 8 (Release Preview), que mantiene el esqueleto que hemos conocido a través de la primera beta, pero mejora algunos aspectos como el rendimiento y las opciones de las apps preinstaladas, la navegación a través de Internet Explorer 10, la estabilidad del sistema y la posibilidad de disfrutar del sistema en español. La instalación de esta versión es gratuita y puede ser una buena idea para aquellos usuarios que quieran comprobar el potencial futuro del sistema, aunque hay que tener en cuenta que se trata de una versión más inestable que la final. Para aquellos que se decidan a probarlo, hemos realizado un tutorial con todos los pasos de la instalación del sistema.

Para comenzar a descargar la Release Preview de Windows 8, basta con acudir a la página oficial de Microsoft y pinchar sobre “Pruébalo ahora”. El instalador de esta versión ocupa cinco megas. Tras abrirlo, el programa revisa las aplicaciones que tenemos instaladas e informa al usuario sobre las posibles acciones que debe realizar para seguir con el proceso. Algunas aplicaciones y herramientas podrán actualizarse y otras deberán eliminarse del sistema si se quiere seguir adelante (es habitual que ocurra con algunos antivirus). Una vez se ha llevado a cabo este paso, la herramienta nos ofrece una clave de producto que debemos copiar y apuntar en un papel o bien en el bloc de notas u otro procesador de textos. Esta clave se nos deberí­a pedir a lo largo del proceso de instalación, aunque en nuestro caso no se produjo esta petición y luego da problemas a la hora de activarla.

Windows 8 Release Preview

Tras apretar sobre la opción de seguir, se comienza a descargar los archivos de instalación de Windows 8. Hay que tener en cuenta que la versión ocupa alrededor de tres gigas, así­ que el proceso de instalación puede tardar más allá de una hora. La ventaja es que durante este tiempo es posible seguir utilizando el sistema de manera habitual. Esta descarga se realiza del mismo modo también para aquellos usuarios que ya tengan en su ordenador la primera beta pública de Windows 8.

Una vez se descargan los archivos, podemos optar por instalarlo de manera normal, hacerlo a través de un DVD virgen o una memoria USB o instalarlo más tarde a través del escritorio. Optamos por instalar ahora (install now) y tendremos que esperar unos segundos hasta que se prepare la instalación. Después, aparece una ventana con los términos legales del sistema. En el caso de que exista algo que se pueda conservar de la versión anterior, el programa ofrecerá la opción de mantenerlo (en nuestro caso no dejaba conservar nada).

Por fin, el programa lanzará una ventana en la que se avisa que el programa ya está listo para instalar el sistema. Apretamos sobre “Install”. Hay que tener en cuenta que una vez que lleguemos a este paso ya no será posible seguir utilizando el equipo para otros usos mientras dure la instalación.Si en algo no ha mejorado Windows 8 respecto a su predecesor, por lo menos en estas versiones preliminares, es en su velocidad de instalación.

Windows 8 Release Preview

El programa pasará por varias etapas separadas por varios reinicios, así­ que es recomendable tener preparada algún tipo de actividad alternativa mientras dure el proceso, ya que si uno se mantiene pendiente de la pantalla tendrá la impresión de que la instalación va a terminar en numerosas ocasiones, para luego volver a comenzar con una nueva carga de otros aspectos del sistema, como la preparación de los dispositivos o la importación de las configuraciones. A modo de curiosidad, Microsoft parece haber recobrado algo de sentido estético y desaparece de la pantalla de inicio del sistema el extraño pez cuadriculado que serví­a como icono en la anterior beta.

Windows 8 Release Preview

Una vez termina la espera, pasamos a una ventana en la que se puede personalizar el nombre del equipo y el color dominante de la interfaz. El siguiente paso consiste en elegir la red a la que estará conectada al equipo. Una vez introducida la contraseña, podemos elegir la configuración general del equipo o personalizarlas opciones. La siguiente ventana de configuración vincula la cuenta de correo del usuario para el inicio de sesión en Windows 8. Es recomendable contar con una cuenta de Windows Live para poder aprovechar al máximo las capacidades de este sistema, como por ejemplo el acceso a SkyDrive.

Finalmente, el ordenador vuelve a reiniciar, esta vez para acceder por fin al sistema a través de nuestra cuenta de correo (eso sí­, resulta un poco pesado que incluso estando en este punto vuelve a lanzar un mensaje que dice “tu ordenador estará listo en un momento”, un momento que se estira bastante en el tiempo). Como hemos dicho, hay que tener paciencia para realizar esta instalación, ya que puede llevar una media de dos o tres horas incluyendo la descarga.

Para llevar a cabo este artí­culo hemos utilizado un portátil Acer Aspire Ethos 8951G, uno de los portátiles más potentes que hay en el mercado y que cuenta con un procesador Intel Core i7-2630QM con cuatro núcleos de procesamiento y una potencia de 2 GHz por núcleo. Además, este equipo tiene 16 GB de RAM y una tarjeta gráfica Nvidia GeForce con 2 GB de memoria dedicada.