No es habitual hablar de Apple por lanzar un producto que despierta las reticencias y el rechazo de un gran número de usuarios. La empresa de la manzana se ha reputado a lo largo de los años por la satisfacción de sus usuarios, que suelen defender a capa y a espada las virtudes de los productos de Apple. Sin embargo, la empresa parece haber dado un paso en falso con el lanzamiento de su popular editor de ví­deo Final Cut Pro X.

Y es que el nuevo programa ha estado envuelto en polémica desde que se anunció, ya que muchos usuarios lo ven como una versión con menos posibilidades que sus predecesores. Una visión que se refuerza con el hecho de que este programa no tenga soporte para abrir proyectos de las versiones anteriores, un punto flaco considerable.

Este programa es el primero de naturaleza claramente profesional de Apple que ha abandonado el soporte fí­sico (las habituales cajas con los DVD) y ha pasado a poder descargarse  solo a través de la tienda de Apple. Una apuesta que no ha comenzado con buen pie. Desde la empresa se ha anunciado ya que tratarán de mejorar el Final Cut Pro X a través de plugins que irán lanzando a lo largo del verano, aunque eso no parece haber contentado a un buen número de usuarios.

Es por ello que Apple ha decidido transigir en su polí­tica de compras (todas las compras que se producen son definitivas) y ha aceptado devolver el dinero a varios usuarios que han mostrado su desencanto por el programa (aunque no hay una noticia oficial parece que es una estrategia seguida a nivel global). Lo que no se entiende con Final Cut Pro X es el motivo por el cual  la empresa no ha lanzado una versión de prueba para evitar estos problemas.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp