samsung

Apple ha conseguido arrebatar el liderazgo a RIM en el campo de los dispositivos móviles corporativos. Samsung, que es el principal fabricante a nivel mundial de smartphones y tabletas Android, ha diseñado su propia estrategia para conseguir una parte del pastel. Es el programa SAFE (Samsung Approved for Enterprise), dirigido a satisfacer las necesidades de seguridad de los móviles en la empresa. Consiste en una serie de terminales certificadas que van a acompañadas de una serie de polí­ticas para la gestión de dispositivos móviles en entornos corporativos. Los productos certificados SAFE son el Samsung Galaxy S III y el Samsung Galaxy Note II. Además hay que añadir otros dos de generaciones anteriores: el Samsung Galaxy Note y el Samsung Galaxy S II.

La compañí­a coreana ha creado este programa en colaboración con otros fabricantes y operadores móviles. Incluye compatibilidad con Microsoft Exchange ActiveSync, gestión de dispositivos móviles (Mobile Device Management), cifrado de datos en el propio dispositivo, y conectividad con redes privadas virtuales (VPN). Además, los dispositivos SAFE cuentan con agendas, calendarios y correo electrónico de grado corporativo que facilitan la productividad fuera de la oficina. Para promocionar la adquisición de esos smartphones y tabletas dentro del programa SAFE, la compañí­a ha establecido un sistema de canjeo (cambio del dispositivo actual por otro nuevo), destinado a empresas y particulares para actualizar los dispositivos.

Con SAFE, Samsung ofrece una amplia variedad de polí­ticas de gestión de dispositivos móviles, hasta 330 opciones, más de las que proporciona Apple, aunque menos y más flexibles que las de RIM (más de 500 polí­ticas). Asimismo, presenta otras ventajas como ser compatible con consolas de gestión de móviles preexistentes en la empresa, y poder manejar dispositivos iOS y otros que sean Android aunque no estén certificados SAFE. De acuerdo con los expertos en seguridad corporativa, SAFE es adecuado para aquellas organizaciones que siguen una estrategia COPE (Corporate Owned, Personally Enabled), esto es, las que proporcionan los dispositivos móviles a sus empleados, a menudo son productos populares en el mercado de consumo, que están preconfigurados para trabajar con los sistemas corporativos, pero que normalmente no están sujetos a polí­ticas de gestión estrictas. Algunas empresas incluso ofrecen a los empleados la posibilidad de adquirir esos dispositivos a bajo coste.

Sin embargo, hoy en dí­a, la tendencia dominante es BYOD (Bring Your Own Device), donde el empleado trae su propio dispositivo móvil a la empresa. Por eso el reto es cómo convencer a los empleados para que compren un smartphone o tableta Samsung certificado SAFE. Desde los departamentos de Tecnologí­a de la Información pueden fomentar la compra de ese tipo de dispositivos, informando a la plantilla de que si usan esos productos tendrán un acceso más amplio a la red corporativa. Otro método es establecer incentivos para la compra compartiendo gastos dentro de una estrategia de BYOD.