Lo de pagar impuestos a la Hacienda Pública no es algo que guste a nadie. Las grandes multinacionales que operan en diversos paí­ses lo tienen más fácil a la hora de montar complejos entramados fiscales para ahorrar dinero en el pago de impuestos. El objetivo es tributar allí­ donde sale más barato. Y no hace falta irse a paraí­sos fiscales para conseguir evadir impuestos. Todo puede ser perfectamente legal, incluso dentro de la propia Unión Europea. Y es que dentro de Europa, el porcentaje del impuesto de sociedades es muy dispar; existen paí­ses como Irlanda, Holanda o Luxemburgo donde es muy bajo. Por ejemplo, en España el tipo aplicable es del 30 por ciento y en Francia del 36,1 por ciento, pero en Irlanda sólo se paga el 12,5 por ciento.

Así­, la mayor parte del dinero que una multinacional como Microsoft, Apple, Google o Facebook gana en España acaba tributando en Irlanda a un tipo mucho más bajo.  Ahora, acaba de conocerse que el Ministerio de Hacienda está investigando a Microsoft Ibérica, contra la que ha presentado dos reclamaciones. La primera corresponde al impuesto de sociedades de los años 2004 y 2005, y la segunda, al impuesto sobre la renta de no residentes en el ejercicio de 2006. Según informa el diario El Economista, Hacienda reclama a la filial de Microsoft una deuda total de 12,06 millones de euros, incluyendo los intereses de demora.

Esas dos reclamaciones están actualmente en los tribunales de lo contencioso administrativo. La decisión final de los tribunales en estos dos asuntos es importante para aclarar el terreno de juego impositivo de las multinacionales instaladas en España y lograr un tratamiento fiscal igualitario de todas las empresas (españolas o extranjeras) que operan en nuestro paí­s. Además, el monto de la deuda reclamada es superior a los 8,9 millones de euros de beneficios que Microsoft Ibérica declaraba en el impuesto de sociedades de 2011.

Por su parte, Microsoft Ibérica acaba de responder que “cumple escrupulosamente con la legislación española, con la Ley del Impuesto de Sociedades y con su Reglamento (…) y que ha presentado antes las autoridades correspondientes la documentación que justifica que todas sus operaciones son realizadas a precio de mercado y cumpliendo con la legislación vigente”. Precisamente ésa es la cuestión. Los entramados fiscales que montan las multinacionales aprovechan los resquicios de la ley; están basados en normas supranacionales como los tratados de doble imposición entre paí­ses (que impiden que un mismo rendimiento tribute dos veces) y las directrices sobre precios de transferencia (cómo se valoran los productos y servicios que se prestan entre empresas del mismo grupo). Según reconoce Microsoft Ibérica, las discrepancias obedece a “una diferente interpretación de la normativa sobre valoración de los servicios prestados y facturados entre compañí­as del mismo grupo”.

Puede ser una práctica legal, pero injusta que rompe con la igualdad de trato fiscal a todas las empresas que operan en territorio español. Según expertos fiscales, España deja de ingresar más de 1.000 millones de euros al año debido a esas complejas estructuras contables y entramados fiscales de multinacionales como Microsoft, Google o Facebook, de acuerdo con ARN Digital.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp