La compañí­a canadiense, responsable de las populares BlackBerry, ha vuelto ha arrojar pérdidas millonarias por valor de cerca de 180 millones de euros. Los resultados de la compañí­a muestran el momento crí­tico por el que atraviesa, aunque estas cifras están por encima de lo que esperaban los analistas, lo que ha provocado un repunte de las acciones de RIM en la Bolsa y le ofrecen un colchón de aire antes de acometer su mayor reto. La compañí­a tiene previsto lanzar a principios del año que viene sus primeros terminales con la nueva versión de su sistema operativo BlackBerry OS 10, en la que podrí­a ser su última oportunidad para sobrevivir en el competitivo mercado de los smartphones.

Durante los meses de abril, mayo y junio, la compañí­a consiguió vender 7,4 millones de terminales BlackBerry, y 130.000 unidades de su tablet BlackBerry PlayBook. Este dispositivo móvil levantó crí­ticas desde antes incluso de su salida, pero la excepcional rebaja en su precio que llevó a cabo la firma canadiense ha conseguido mantener el tablet dentro del mercado (aunque sea en una posición marginal). Sea como fuera, estos números están muy por debajo de lo que vendió la compañí­a a lo largo del primer trimestre de 2012, cuando contabilizó 11 millones de smartphones vendidos y medio millón de tabletas.

El grave problema de RIM es que la necesaria transición de sus equipos al entorno táctil y a la nueva versión de su sistema operativo se está retrasando demasiado para un mercado tan exigente. Eso está minando gravemente las ventas de sus terminales actuales, en una situación parecida a la que atravesó Nokia el año pasado y de la que está comenzado a salir con el lanzamiento de los nuevos terminales Nokia Lumia.

Solo que en el caso de RIM su capacidad de soportar la presión del mercado y las malas ventas es menor a la de la compañí­a finlandesa, tanto por jugar con unos márgenes económicos menores como por los problemas internos que ha atravesado la empresa en los últimos tiempos. El ejemplo más claro de esta situación la podemos encontrar en la denuncia que elevaron los propios inversores de RIM por considerar que sus dirigentes ocultaban información sobre la salud de la compañí­a.

A pesar del soplo de aire fresco que supone haber excedido las expectativas de los analistas, la compañí­a canadiense ya ha avisado a sus inversores de que espera que en los siguientes trimestres se repitan los malos resultados y que volverá a presentar cifras negativas (el montante de las pérdidas podrí­a estar por encima de los 200 millones de euros en el tercer trimestre). Además, el CEO de la compañí­a ha avisado de que BlackBerry OS 10 no solo será un nuevo producto, sino una nueva plataforma, y los resultados positivos podrí­an demorarse todaví­a más. En el caso de que esta plataforma no encuentre la respuesta positiva que espera RIM, bien podrí­amos estar asistiendo a los últimos meses de la compañí­a.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp