Toshiba ha presentado el Toshiba Portégé Z930, presentado desde la empresa como el primer ultrabook profesional del mercado (aunque HP ya lanzó el HP Folio 13, que está dirigido a ese ámbito). El nuevo Portégé cuenta con un conjunto de especificaciones muy atractivas que intentan combinar el mundo del ocio (como por ejemplo un diseño ultrafino) con una serie de capacidades más orientadas al mundo profesional. Sobre todo, destaca la inclusión de procesadores Intel Core vPro de tercera generación. Los precios del Toshiba Portégé Z930 partirán de los 1.180 euros en su versión más básica, y que pueden superar los 2.000 euros si nos vamos a la configuración más avanzada.

No en vano, este equipo es capaz de alojar en su interior un procesador Intel Core i7-3667U vPro, un chip con dos núcleos de procesamiento y 2 GHz de potencia por núcleo que se pueden convertir en 3,2 GHz gracias a la tecnologí­a Turbo Boost 2.0. Además, gracias a la tecnologí­a Hyperthreading conseguiremos trabajar como si en realidad contáramos con cuatro núcleos. No obstante, en el caso de querer contar con una configuración más básica, podremos optar por un chip Intel Core i5-3317U de doble núcleo con  una potencia de 1,7 GHz y con la capacidad de llegar hasta los 2,6 GHz.

En cuanto a la memoria RAM, contamos con diferentes configuraciones desde 4 GB hasta 8 GB de RAM. Quizás uno de los puntos más flojos de este potente equipo es la pantalla. Con un panel de 13,3″ (un tamaño que se ha convertido en un estándar dentro de los ultrabooks) cuenta con una resolución de 1,366 x 766 pixels, algo habitual dentro de los portátiles de este tipo pero que se queda algo corta teniendo en cuenta la potencia de otras especificaciones del Toshiba Portégé Z930. Tampoco la potencia gráfica sorprende, aunque en este caso es una constante en el 95% de los ultrabooks. El rendimiento gráfico correrá a cargo de los Intel HD 4000 Graphics que incorporan los chips de Intel, y que cuentan con compatibilidad con DirectX 11.

En cuanto al almacenamiento, este equipo contará con la posibilidad de incorporar una tarjeta SSD de hasta 256 GB (la opción básica cuenta con una tarjeta de 128 GB). Gracias a la presencia del SSD, conseguiremos unos tiempos de arranque del sistema y de acceso a disco muy rápidos (la diferencia con el disco duro es más que evidente). Pero claro, tratándose de un ultrabook uno de los puntos que más se suelen cuidar es el diseño, y en el caso del Toshiba Portégé se ha potenciado al máximo.

Así­, contaremos con una finura de tan solo 15 milí­metros en su parte más gruesa (y 8 milí­metros en la parte más fina) y un peso de 1,2 kilos. Unos números sobresalientes que sorprenden más teniendo en cuenta la potencia que puede alcanzar este portátil. En cuanto a las conexiones, además del elenco habitual de puertos USB 3.0 y HDMI, también se ofrece la opción de integrar un módulo 3,5G, una opción que puede resultar atractiva para algunos profesionales que utilicen mucho el portátil fuera de la oficina.

También se han integrado algunas capacidades avanzadas como un lector de huellas digitales, un chip TPM que encripta los datos para mejorar su seguridad, un teclado resistente contra caí­das y lí­quidos y que está retroiluminado o un gestor para controlar el funcionamiento del equipo y avisar de posibles errores. El precio del Toshiba Portégé Z930, como adelantamos, no estará pensado para todos los públicos. Parte de los 1.280 euros para su configuración básica y alcanza los 2.360 euros para la configuración más potente.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp