Apple Store de Barcelona

No es nada nuevo que las grandes empresas del mundo de la tecnologí­a se valgan de atajos legales para maximizar los beneficios que obtienen fuera de Estados Unidos. Una de las empresas precursoras de este tipo de maniobras ha sido Apple, la compañí­a de los iPhone y los iPad. Tras el lanzamiento de sus tiendas fí­sicas en España, cabí­a pensar que las cuentas de la empresa traerí­an consigo una mayor cantidad de impuestos (según la facturación total de Apple en España, los impuestos que deberí­a pagar en nuestro paí­s ascenderí­an a 500 millones de euros). Pero nada más lejos de la realidad.

Según revela El Paí­s, Apple sigue valiéndose de las ventajas fiscales de Irlanda para mejorar sus beneficios. El paí­s europeo permite que las filiales de compañí­as estadounidenses refacturen las ventas logradas en otros paí­ses del viejo continente, y después se eviten el pago del porcentaje del 12,5% sobre los beneficios a partir de una sociedad radicada en paraí­sos fiscales. Esta táctica recibe el nombre de «doble irlandés».

La compañí­a de la manzana opera en España a través de dos sociedades: Apple Marketing Iberia y Apple Retail Spain. La primera de ellas se encarga de las ventas de dispositivos a terceros, mientras que la segunda controla la gestión de las tiendas Apple Store que se han colocado en ciudades como Madrid o Barcelona (la primera de ellas se abrió en septiembre de 2010). Según los datos presentados por Apple, la facturación de Apple Retail Spain se ha multiplicado por catorce en el primer año fiscal en el que las tiendas fí­sicas han hecho su aparición en nuestro paí­s, desde los 5,5 millones tras el ejercicio fiscal de 2010 (terminado en septiembre de ese año) hasta los 76,3 millones de euros en el ejericio fiscal de 2011.

tiendas en España de Apple

Pero eso no significa que Apple vaya a pagar más dinero a Hacienda, sino todo lo contrario. Según publica El Paí­s, la filial española compra sus productos a la sociedad irlandesa Apple Sales International a un precio muy alto (unos 60 millones de euros durante el citado año fiscal de 2011). Estos precios son la clave. Dejan tan solo un 19% de margen con el que se cubren los gastos que generan las tiendas fí­sicas de Apple, cuyos beneficios declarados en España son muy bajos.

El resultado antes de impuestos fue, según el citado periódico, de 364.000 euros, lo que supone un porcentaje irrisorio de las ventas que se han producido durante este tiempo. Aunque en un primer momento las cuentas arrojan un balance de 2.000 euros a tributar a Hacienda, la sociedad habí­a presentado pérdidas en los años anteriores y eso ha provocado que el resultado de la declaración de Apple Retail Spain sea a devolver.

Los movimientos de Apple en España son enteramente legales, y una muestra de las acciones que llevan muchas de las grandes multinacionales en nuestro paí­s. El doble irlandés es una atajo legal tan atractivo a nivel de rentabilidad como polémico si entramos en un campo más ligado a la imagen de la empresa y a la pérdida de ingresos que provoca en los paí­ses en los que se lleva a cabo, a pesar de la defensa muchas veces esgrimida por Apple y otras compañí­as de ser un creador de empleo.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp