Parece que Microsoft ha decidido tomarse muy en serio el futuro de su suite de productividad online Microsoft Office 365, que engloba sus aplicaciones web de Office, Outlook, herramientas de mensajerí­a instantánea y trabajo colaborativo. Su interés por meter la cabeza en el mundo de la red es tan grande que ha decidido pagar 175.000 euros a la Universidad de Nebraska para que elija su suite de productividad en vez de Google Apps.

Al parecer no se tratará de un caso aislado, ya que Microsoft ha creado un fondo especí­fico llamado «Business Incentive Funds» con el que pretende convencer a las empresas a dar el salto a su herramienta en vez de las de la competencia. La idea de Microsoft es convencer a varias instituciones y empresas de mayor calado perdiendo dinero para así­ tener una referencia de peso a la hora de atraer las miradas de empresas más pequeñas.

Una forma poco deportiva de entrar en el mercado, pero quizás la única con la que Office 365 pueda salir adelante, ya que dejando a un lado la familiaridad de Outlook y de las aplicaciones web de Office, la suite de Microsoft es francamente poco intuitiva y no supone un paso adelante respecto a otras alternativas (sobre todo nos referimos a Google Apps). Teniendo en cuenta que Google Apps supone una solución más barata, quedan pocos alicientes para dar el salto a la herramienta de Microsoft.

En el caso de la Universidad de Nebraska, sus responsables han afirmado que su decisión se basa en el ahorro que supondrá pasarse a Office 365 (un 50% menos de gasto respecto a la suite de IBM Lotus Notes que utilizaban hasta ahora) y en una mayor flexibilidad. Los responsables estuvieron pensando en elegir Google Apps, pero Microsoft les ofreció «una estructura de precios más competitiva». Una competitividad en la que mucho tienen que ver esos 175.000 euros de incentivo.