Sin llegar a dar datos oficiales, las primeras informaciones que nos llegan desde Microsoft no son muy alentadoras respecto al rendimiento que está teniendo el primer tablet fabricado por Microsoft, Surface. Esta tableta que estrenaba el pasado 26 de octubre el sistema Windows 8 para tablets con chipss ARM (menos potentes y con mejor rendimiento energético que los de Intel) es el primer intento serio de la compañí­a de lanzar un producto con su sistema operativo integrado. Pero todos los indicios apuntan a que la tableta de Microsoft no encontrará la respuesta del público que desea la compañí­a.

Steve Ballmer, actual CEO de la compañí­a, reconoció en el transcurso de una entrevista al diario Le Parisien que las ventas de la nueva tableta han arrancado de manera modesta, una forma muy efí­mera de decir que no están respondiendo a las expectativas de la compañí­a, que pretende vender varios millones de este dispositivo antes de fin de año. La explicación de Ballmer para estas ventas peores de lo esperado es que de momento el dispositivo tan solo está disponible en la tienda online de Microsoft y en unas pocas tiendas en Estados Unidos, y que a pesar de las ventas la respuesta de la prensa ha sido muy buena.

Dejando al margen estos problemas de distribución y cogiendo con pinzas la discutible acogida de la prensa (han habido opiniones favorables a Surface pero también numerosas crí­ticas), parece que Microsoft Surface no ha sabido despertar el interés del público. El equipo cuenta con el sistema operativo Windows RT, una versión de Windows 8 reducida que limita el uso del escritorio a unas pocas aplicaciones preinstaladas por Microsoft, como por ejemplo el navegador Internet Explorer 10 y sobre todo la suite de Office, uno de los grandes atractivos de este equipo ya que está integrada sin coste adicional para el usuario. El uso principal de la tableta gira en torno a las apps que se pueden encontrar en la tienda de Windows 8, que espera alcanzar las 100.000 aplicaciones durante el mes de febrero.

Claro que el coste es otro de los problemas principales de este equipo. La versión de 32 GB sin la funda en forma de teclado cuesta alrededor de 500 euros, un precio bastante alto si consideramos que el iPad nuevo de Apple de 16 GB cuesta lo mismo. Y traigo a colación la versión de 16 GB porque el sistema Windows RT ocupa en disco 16 GB de espacio, lo que deja al usuario con una capacidad de 16 GB para manejar la tableta (el sistema operativo iOS 0cupa un espacio de 1 GB).

Por el lado positivo, supone una experiencia de primera mano del nuevo Windows 8 y cuenta con una buena pantalla de 10,6″ con una resolución de 1.366 x 768 pixels. En su interior nos encontramos un procesador NVIDIA Tegra 3 y una memoria RAM de 2 GB. La compra de la funda multiplica las opciones de este equipo, aunque su desembolso eleva el precio del equipo hasta cerca de los 600 euros.

Una de las esperanzas de Steve Ballmer es que la hermana mayor de este tableta, la Microsoft Surface Pro, pueda encontrar una mejor acogida en el mundo profesional. Aunque no se han dado precios oficiales, diversas informaciones hablan de un rango entre los 800 y los 1.000 euros por un equipo que integra la versión  completa de Windows 8, una memoria SSD de 64 GB y un procesador Intel Core i5 de la tercera generación. De nuevo, el aspecto del precio puede ser el que más detenga a los usuarios a la hora de hacerse con este equipo.

¿Quí¨ opinas de la tableta Microsoft Surface?

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp