La compañí­a de software ha lanzado la nueva versión de su sistema operativo para servidores, Windows Server 2012. Microsoft ha puesto el acento en las capacidades de virtualización y de trabajo en la nube de este sistema, que llegará en cuatro versiones diferentes. Mientras que la más básica adoptará muchas similitudes con la interfaz Metro de Windows 8, el resto de versiones más potentes seguirá trabajando a través de una interfaz de escritorio clásica. Te contamos las principales novedades sobre este sistema operativo pensado para el entorno profesional.

Una de las herramientas clave dentro del entorno de Windows Server 2012 es el visor Hyper-V, utilizado para la virtualización de escritorio. La virtualización es una tecnologí­a cada vez más extendida entre las empresas por los ahorros en tiempo de implementación y costes que supone, y que permite utilizar las aplicaciones y recursos de un servidor a través de diferentes equipos. El hipervisor de Microsoft ha recibido la capacidad de establecer la memoria mí­nima para poder utilizar una mayor cantidad de escritorios virtuales por cada máquina fí­sica, o una mayor fiabilidad a la hora de configurar máquinas virtuales potentes.

Pero la idea de Microsoft es conseguir ampliar sus servicios gracias a las capacidades mejoradas de migración y escalabilidad y a la mayor integración con su herramienta Windows Azure. A través de esta conexión entre el sistema operativo para servidores y la plataforma Azure (la nube pública de Microsoft) se puede volcar el funcionamiento de diferentes estructuras de la empresa a la red. Esto supone ventajas a nivel de ahorro de costes y a la velocidad de implantación de las aplicaciones de los escritorios virtuales.

El nuevo Windows Server 2012 pretende ir más allá de la virtualización y ofrecer a las empresas la posibilidad de crear nubes privadas dentro de la propia estructura de la compañí­a a través de las que se puedan poner en marcha diversos servicios, como por ejemplo un portal o una red social cerrada al ámbito de la empresa. Claro que Microsoft tendrá que combatir contra su imagen de compañí­a de software convencional y poco desarrollada a nivel de cloud que todaví­a existe en muchas empresas sobre el gigante de Windows, a pesar de los considerables esfuerzos que está realizando la empresa estadounidense en los últimos años. También se ha incluido en esta versión un soporte mejorado para el despliegue de aplicaciones web.

Otra de las novedades del nuevo Windows Server 2012 estará en una reducción de las versiones disponibles. Y es que Microsoft ha optado por simplificar los servicios que ofrece a las empresas y ha pasado de 12 versiones disponibles a solo cuatro. Las versiones son Windows Server 2012 Foundation (para un máximo de 15 usuarios), Windows Server 2012 Essentials (para 25 usuarios), Windows Server 2012 Standard y Windows Server 2012 Datacenter. Las dos primeras versiones están pensadas para pequeñas y medianas empresas, mientras que la versión Stantard y Datacenter están pensadas para corporaciones de mayor tamaño. La versión Standard duplica las capacidades de virtualización respecto a la misma versión del anterior Windows Server y mejora las opciones de escalabilidad, aunque también aumenta su precio.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp