El primer dí­a de Facebook en la Bolsa se ha saldado de forma agridulce. Pese que no ha sido ni mucho menos un fracaso (la compañí­a ha conseguido colocar sus más de 340 millones de acciones ofertadas ligeramente por encima del valor esperado y se ha convertido en la OVP de una tecnológica más grande de la historia) su salida no ha tenido el impacto fulgurante que se deseaba. La compañí­a decidió fijar el importe inicial de sus acciones por encima de las cifras que se vení­an barajando en las últimas semanas. El precio de 38 dólares (unos 26,6 euros al cambio) era una apuesta arriesgada, y por poco le sale mal a la red social más popular del panorama.

A lo largo de la jornada hubo momentos en los que la compañí­a cotizaba por debajo de ese valor inicial. El empuje que aportaron  los bancos de inversión que están detrás de la salida de Facebook a Bolsa, sobre todo Morgan Stanley, JP Morgan y Goldman Sachs, permitió cerrar el primer dí­a con una valoración de 23 centavos de dólar por encima del precio inicial de las acciones. Una cantidad que está muy lejos del 50% de de sobrevaloración que auguraban los más optimistas. Las razones de esta tibieza podrí­an estar en un problema que ya remarcamos en otro artí­culo: la rentabilidad de Facebook está muy lejos de compaginar con la enorme expectación que ha generado esta compañí­a.

En el año 2011, Facebook consiguió unos beneficios totales de cerca de 1.000 millones de dólares. Una cantidad muy positiva para una empresa tan joven pero que no concuerda con la valoración actual de la compañí­a, que la coloca por encima de los 100.000 millones de dólares. De hecho, en el primer trimestre de 2012 la empresa bajó un 12% sus beneficios respecto al mismo periodo del año pasado. Una realidad que podrí­a penalizar a Facebook cuando la expectación inicial haya pasado y los inversores valoren de forma más critica los pros y los contras de esta compañí­a.

Además, otra empresa vinculada a Facebook se ha visto muy afectada por esta salida a Bolsa. Hablamos de Zynga, la compañí­a responsable de aplicaciones como la famosa granja de Facebook, Farmville. En esta jornada sus tí­tulos se desplomaron un 13%, lo que obligó a suspender su cotización en la Bolsa. El motivo de esta caí­da se encontrará seguramente en un alto número de inversores que mantení­an sus acciones en esta empresa hasta que Facebook se ha decidido a dar el salto al parqué.

Sea como fuere, la entrada de Facebook generó el mayor volumen de transacciones de la historia, con más de 500 millones de operaciones (un 20% de las cuales se produjo en los diez primeros minutos). La jornada estuvo marcada por un gran número de problemas técnicos que retrasó miles de operaciones de compra, y que se achaca a este enorme volumen de movimientos que ha generado Facebook. No obstante, todo indica que se abrirá una investigación sobre lo ocurrido. La popular red social ha logrado recaudar por encima de los 12.000 millones de euros, una cifra que multiplica por seis lo que consiguió Google con su salida a Bolsa, y que podrí­a subir hasta casi los 15.000 millones si se ejercen si se ejercen las opciones por sobreasignación. Esta cifra la convierte en la mayor OVP de la historia de una firma tecnológica.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp