Intel es un fabricante que está apostando con fuerza por las tarjetas de almacenamiento SSD. Un dispositivo que está llamado a reemplazar a los discos duros, y que cuenta con su alto precio como el principal hándicap para retrasar su adopción global. Intel es consciente de este punto y por ello ha querido contar con una gama más económica de las tarjetas para mejorar su adopción entre el público. Las nuevas tarjetas SSD 330, que se han filtrado unos dí­as antes de que se produzca su anuncio oficial por parte de la empresa, tendrán unos precios competitivos (para lo que es el mercado de las SSD) que llegarí­an hasta los 150 dólares (unos 110 euros) para el modelo de 120 GB, una cuarta parte menos que otros discos SSD de Intel del mismo tamaño.

Las nuevas tarjetas SSD de Intel contarí­an con capacidades de 60, 120 y 180 GB (generalmente los últimos ultrabooks suelen contar en su versión más básica con una capacidad de 128 GB) y por sus capacidades estarí­an orientadas sobre todo a los portátiles. De hecho, uno de los campos donde mayor crecimiento pueden tener estos dispositivos de almacenamiento es en los ultrabooks. Estos portátiles finos y potentes apadrinados con Intel han optado hasta el momento en su gran mayorí­a por este formato, ya que casa con la idea de rapidez y ligereza que se quiere implantar. La extensión de las SSD en el mundo de los ordenadores dependerá en gran parte de la capacidad de los ultrabooks de convencer al usuario y de hacerse un hueco en el mercado, algo que pasa de manera clara por una disminución del precio de estos equipos (actualmente muchos modelos pasan los 1.000 euros).

La serie SSD 330 de Intel permite contar con unas velocidades de lectura de 500 MB/s y de escritura de 450 MB/s en los modelos de 120 GB y 180 GB y unas velocidades de 500 MB/s en lectura y 400 MB/s en escritura en el modelo de 60 GB. Por hacer una comparación, la serie Intel SSD 520 presentada a principios de año alcanza una velocidad de lectura de 550 MB/s y una velocidad de escritura de 520 MB/s. La interfaz de estos discos SSD es SATA de 6 GB, y estarán fabricados con una estructura de 25 nanómetros. Además del precio de 150 dólares para el modelo de 120 GB, se habla de unos precios de unos 90 dólares para la versión de 60 GB y de unos 234 dólares para la versión de 180 GB. En este caso, no traducimos los precios a euros porque el precio real no se corresponde después de manera exacta (por desgracia, los precios de los equipos tecnológicos casi siempre son más caros en Europa que en Estados Unidos). Se espera que el lanzamiento de estas tarjetas se produzca en el mes de mayo, aunque desde la tienda Amazon en Inglaterra se sitúa el 13 de abril como fecha de salida.

Las unidades SSD suponen una mejora considerable respecto a los discos duros, sobre todo en los aspectos de la rapidez y la seguridad. Al contar con una memoria Flash, la velocidad de acceso a disco aumenta considerablemente, lo que permite por ejemplo iniciar el sistema operativo mucho más rápido. En cuestión de seguridad o fiabilidad, los discos SSD no cuentan con partes fí­sicas así­ que no se produce tanto desgaste como en el caso de los discos duros y suelen durar bastante más sin estropearse.

Recibe nuestras noticias por e-mail
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp