Samsung Serie 830 SSD

La diferencia de precio entre las tarjetas SSD y los discos duros tradicionales se ha reducido considerablemente en los últimos cuatro años. Eso sí­, todaví­a están muy lejos de equipararse los precios de las dos plataformas de almacenamiento. Actualmente, una tarjeta SSD cuesta de media treinta y dos veces más que un disco duro (si comparamos los precios por gigabyte de los dos). Todo indica que esta tendencia a la baja continuará en los próximos años hasta que se estabilicen los precios.

No parece que hayan bajado mucho los precios si se toma en cuenta solo la diferencia actual de 32 a 1 entre las tarjetas SSD y los discos duros. Sin embargo, si consideramos los números de hace cuatro años, en 2007 la diferencia se situaba en 120. Es decir, que desde 2007 a 2011 se ha dividido la diferencia por cuatro. Además del lógico abaratamiento de la tecnologí­a de las SSD a lo largo del tiempo, también ha tenido mucho que ver en esta reducción el fulgurante éxito de los tablets, nutridos por este tipo de dispositivos de almacenamiento.

Los precios de los SSD y los discos duros se acercan

Otro de los factores que puede convertirse en clave para acelerar la adopción de las tarjetas SSD,  pero en este caso por el lado negativo, han sido las terribles inundaciones que han asolado Tailandia, el segundo productor de discos duros del mundo por debajo de China (en Tailandia se fabrican uno de cada cuatro discos duros). Esta catástrofe natural ha provocado que las lí­neas de suministro de los principales fabricantes queden muy dañadas y ha encarecido mucho los discos (algunos lectores hablaban de una subida de hasta cuatro veces el precio anterior en algunos modelos).

Esta situación puede convertir a las tarjetas SSD en soluciones mucho más atractivas para el usuario por el encarecimiento de sus rivales en el mercado. Los precios medios que se han encontrado en 2011 según Pingdom son de 2,42 dólares por gigabyte en el caso de las tarjetas SSD (en 2007 el precio medio era veinte veces mayor), mientras que en el caso de los discos duros el precio ha bajado desde los 56 dólares por giga en 1998 a 0,075 dólares en 2011 (hemos decidido mantener los valores en dólares porque el cambio en los equipos tecnológicos al euro no se suele mantener, siendo más baratos los dispositivos tecnológicos que se venden en Estados Unidos).