onu-internet-2

Que Internet es la herramienta de comunicación y conocimiento más poderosa que existe, es algo que pocos dudan hoy en dí­a. Algo en lo que parecen coincidir las Naciones Unidas ya que han declarado el acceso a Internet como un derecho humano, al que todos deberí­an tener acceso sin restricciones. Sin embargo, todaví­a existen muchos paí­ses en los que no se contempla el acceso a Internet como un derecho fundamental y se corta el acceso a parte de la red.

Uno de los paí­ses en los que esta práctica de censurar el contenido de la red es más evidente es en China. El paí­s comunista ha bloqueado el acceso a páginas como Facebook, LinkedIn o Youtube e incluso ha creado su propio buscador que filtra búsquedas “nocivas” para el régimen. También Youtube ha sufrido la censura en Turquí­a debido a un ví­deo en el que salí­a mal parado un dirigente turco.

onu-internet

Pero donde más impacto mediático ha tenido esta censura ha sido en los paí­ses en los que se están produciendo las últimas revoluciones. Siria, Egipto o Irán han bloqueado el acceso a algunas páginas en un intento por evitar el flujo de información sobre la situación real en los paí­ses, aunque los activistas han encontrado el modo de escapar al férreo control en la inmensidad de la red. Según una encuesta, más del 90% de los ciudadanos de Corea del Norte, uno de los paí­ses que más sufren la censura, consideran el acceso a Internet un derecho humano.

El caso es que tras la declaración de la ONU, se abre un nuevo escenario en el que habrá que seguir muy de cerca también los acontecimientos en paí­ses en los que se está legislando el bloqueo de páginas web, como es el caso de España. En nuestro paí­s se está intentando llevar a cabo una ley que permite cerrar páginas web sin necesidad de una orden judicial, una situación que puede chocar frontalmente con el derecho humano de acceso a Internet. Sea como fuere, habrá que ver en que se concreta esta declaración y si la ONU tomará cartas en el asunto, o sí­ esta declaración se quedará en una manifestación de buenas intenciones.